Blog

Hernia discal y ejercicio físico

Hernia discal y ejercicio físico

Si tiene una hernia discal, o varias, quizás haya escuchado a su traumatólogo aconsejarle que haga ejercicio para recuperarse de las mismas. A continuación comenzaremos explicando en qué consiste una hernia discal y concluiremos exponiendo la conveniencia de la práctica del ejercicio físico para conseguir una sensible mejoría de esta dolencia.

¿Qué es una hernia discal?

El disco intervertebral actúa a modo de bisagra entre las vértebras.  Gracias a este disco tenemos flexibilidad y podemos mover la columna vertebral correctamente. El disco tiene un borde resistente y un interior con un alto porcentaje de agua. El paso de los años va provocando la pérdida de este líquido elemento por lo que el disco pierde su elasticidad y termina afectando a la movilidad de la columna vertebral y a la del resto del cuerpo.

Cuando el borde fibroso del disco no cumple su función el centro del mismo se desplaza y puede terminar por romperse de forma definitiva dando lugar a la hernia discal. La misma puede llegar a afectar al sistema nervioso y provocar fuertes dolores en la mayoría de los casos.

El ejercicio físico como acelerador de la recuperación de una hernia discal

Si su hernia ha llegado a un nivel que ha necesitado pasar por el quirófano sabrá que su traumatólogo le ha recetado analgésicos y reposo. Podemos concluir que el uso de analgésicos es lógico pero el reposo podría provocar, aunque no lo parezca, problemas de inciertas consecuencias en su columna vertebral.

Imagine que usted arregla una bisagra de una puerta de su domicilio. Si una vez arreglada decide no usar más esa puerta parece evidente que cuando quiera volver a abrirla le será más complicado que si la usa a diario. Lo mismo sucede con su hernia. Si no mueve la columna vertebral no le dolerá pero a la larga logrará inmovilizar esa parte de su espalda y perderá elasticidad y flexibilidad.

Tipos de ejercicios físicos recomendados para la hernia discal

Lo primero que hay que tener en cuenta es que llevará a cabo ejercicios suaves destinados a recuperar la elasticidad y la flexibilidad perdidas.  Uno de los más básicos es pasear, de esta forma logrará mover su columna vertebral de forma natural y no forzarla demasiado.  Debemos recordar la importancia de los estiramientos para ir consiguiendo que los músculos vayan tonificándose correctamente.

Tras una primera etapa en la que los ejercicios aeróbicos suaves han de protagonizar nuestras sesiones, podríamos pasar, aproximadamente a las cuatro semanas,  a usar algo de peso para ir reforzando progresivamente la musculatura.

Será entre la octava y la duodécima semana cuando se apueste por la estabilización lumbar, por los ejercicios de fuerza y por el estiramiento más intenso. Estos ejercicios han de realizarse con cierta periodicidad para recuperar de forma total la zona afectada.

Si no está por la labor de hacer una serie de ejercicios físicos de forma diaria apueste por un ejercicio completo que le permita recuperarse de forma efectiva. La natación es, posiblemente, el deporte más completo en este sentido. Recuerde que solo debe nadar a crol y a espalda. El resto de estilos, braza y mariposa, recargan demasiado la columna vertebral.

Yendo a la piscina varias veces en semana y en sesiones de entre treinta y cuarenta y cinco minutos logrará ir mejorando de forma sensible y, lo más importante, fortaleciendo los músculos que rodean la zona dañada.

Conclusión

Si ha sido operado de una hernia discal o bien tiene alguna y quiere recuperarse de la misma ha de optar por el ejercicio físico como solución a su problema. El uso excesivo de analgésicos le paliará el dolor, el reposo permitirá que la hernia no vaya a más pero ambas opciones tienen el mismo punto final: el anquilosamiento de su musculatura.

Siempre de forma progresiva, controlada, con cargas de muy poco peso, estirando correctamente antes y después de los ejercicios y siendo constante logrará su loable objetivo de recuperarse. Varios informes de prestigiosos traumatólogos confirman lo que venimos exponiendo. Los comentarios de los pacientes con hernia discal que han seguido nuestros consejos son altamente positivos. Decida usted mismo si quiere ser el próximo en recuperarse de forma natural, y efectiva, de su hernia discal.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *