Blog

Tratamiento de la hernia discal

Antes de empezar a hablar de tratamientos es importante que primero entienda qué es y cómo se manifiesta esta enfermedad.

La hernia discal se presenta cuando un disco de la columna vertebral sufre un desplazamiento anormal debido a un desgaste o a otro tipo de causas donde el disco que separa dos vértebras se mueve modificando el espacio donde debe estar.

Es así como esta empieza a presentar síntomas dolorosos, entre ellos punzones en la columna o en otras partes del cuerpo además de presentar adormecimiento de la parte afectada.

Una de las cosas que más preocupa a las personas que lo padecen, es cuando se presenta la perdida de la sensibilidad de algunas partes del cuerpo como las piernas.

Este síntoma es indicio de que este movimiento anormal del disco está comprometiendo al sistema neurológico puesto que está tocando las terminaciones nerviosas que se encuentran en la columna.

Es así como con estos síntomas llega la imposibilidad de moverse fácilmente, de agacharse o de hacer cualquier tipo de acción que requiera fuerza, es por esto que un desplazamiento de un disco es llamado una hernia discal.

¿En qué consiste el tratamiento?

Tal vez las personas que padezcan esta enfermedad empiecen a preguntarse por lo tratamientos que existen y surge la preocupación a la persona cuando siente que puede ser de cirugía su problema discal.

Sin embargo, es significativo que sepa que no todas las hernias necesitan de intervención quirúrgica, eso depende del grado de pronóstico de desplazamiento de la misma.

De acuerdo con lo anterior, el tratamiento dependerá del grado de la enfermedad, si esta hernia es leve, el tratamiento no llevará a operación, sino a terapias que le permitan controlar la enfermedad.

Si en caso contrario esta enfermedad es extremadamente dolorosa, compromete la parte neurológica y la parte medular, la única solución es operar.

Hay dos formas de tratamiento, por un lado tenemos el tratamiento médico y por el otro el tratamiento de movimiento o también llamado kinésis.

En el primera opción, el tratamiento clínico de la hernia se hace con medicamentos que permitan la desinflamación del lugar afectado por el movimiento del disco, seguido a ello, también se ayuda en la disminución del dolor con analgésicos, además de la inyección de vitaminas que contribuyan a que no progrese la enfermedad.

La segunda opción es tratamiento del movimiento, que consiste en la utilización de ultrasonido, onda corta, microondas, masoterapia, ejercicios suaves de estiramientos que permitan fortalecer la parte donde se encuentra la patología de la hernia discal.
Estos dos tratamientos permiten ver la evolución de mejora del paciente, porque si no lo es así, y persiste el dolor se pierden las fuerzas y la sensibilidad, es necesario recurrir a la intervención quirúrgica.

¿Cuándo deciden que un paciente con hernia discal debe ser operado?

A continuación presentamos cuáles son los síntomas que determinan que un paciente deba ser operado:

  1. Si la persona tiene dolores permanentes tanto en la zona lumbar como en las piernas, es un indicio para tomar la determinación de intervenir quirúrgicamente al paciente.
  2. Cuando se presenta la sensación de “adormecimiento”: cuando se presenta este síntoma en el cuerpo comprometido con la hernia, le permite determinar al doctor que esta hernia está afectando la parte neurológica.
  3. Cuando otros órganos del cuerpo se ven implicados en la hernia discal: Como las piernas, con la manifestación de dolor al instante de moverlas o inclusive al levantarlas.
  4. Cuando el paciente o la persona presenta dificultades en la parte sensorial: Es decir lo que tiene que ver con el desarrollo normal de la sensibilidad, es decir, cuando el paciente la pierde se determina como caso operable porque además pierde movilidad.
  5. Cuando los exámenes indican el grado de avance: En este aspecto se determina con exámenes médicos especializados.
  6. Cuando el paciente no siente mejoría: Esto se establece cuando los tratamientos que se realizan por seis meses en el paciente no presenta mejoría alguna.

Debido a todos los síntomas anteriores se toma la determinación que la única manera de solucionar el problema para el tratamiento es a través de la intervención quirúrgica, por ello, según los expertos hasta el momento es la única opción efectiva que hoy existe.

Esta operación se llama la extirpación quirúrgica, es indispensable para los médicos hacer muchos estudios antes de realizar la operación, puesto que como toda intervención al cuerpo tiene sus riesgos.

Esta operación tiene como objetivo quitar el disco que se ha desviado a través de un corte en el centro de la columna, cerca de la zona lumbar y de esta manera poder extraer el disco afectado.

Aunque también existen otro tipo de tratamientos no convencionales, o también técnicas naturales, el método que ha sido más efectivo hasta el momento ha sido el tratamiento médico.

Deja un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *